El carnaval en la Cultura Popular en la Edad Media y el renacimiento. : en el contexto de François Rabiláis .

 

429020leroiboit-1 saturnales2 fiestas-saturnales-gabriel-castello 06roma_ampliacion-766x574Aunque los historiadores no le hayan dado importancia al carnaval, éste , jugó un papel muy importante durante la Edad Media . Uno de las más importantes privilegios fue, que la llegada del carnaval le brindó al pueblo una licencia de una semana para celebrar las fiestas y a la vez manifestarse abiertamente en contra incluso de los principios que gobernaban para la Edad Media y el Renacimiento.

François Rabiláis, nace en 1494 y muere en el 1553. Fue un escritor, médico y humanista francés. Había sido novicio hasta finales del 1510 en el Monasterio de Cordeliers de la Baumette (orden de franciscanos menores. Rabiláis recibió formación teológica y más tarde marchó al convento franciscano de Puy- Saint Martín, en Fontanay donde llegó a profesar como monje en el 1520.

Ha sido considerado por la crítica como uno de los autores europeos más importantes de la Edad Media. Se le ha calificado como genio , como el Voltaire del siglo XVI y su obra se estima como una de las más valiosas de los siglos pasados.

Los románticos franceses, sobre todo Chateaubriand y Víctor Hugo, lo tenían por uno de los genios más eminentes de todos los tiempos . Se le ha considerado, no solo como un escritor de primer orden, sino también como un sabio y un profeta. Rabiláis ha recogido directamente la sabiduría de la corriente popular de los antiguos dialectos, refranes , proverbios y farsas estudiantiles , de la boca de la gente común y los bufones. Además ha influido poderosamente no solo en los destinos de la literatura y la lengua literaria francesa, sino también en la literatura mundial.(probablemente con tanta intensidad como Cervantes).

Es también indudable que fue el más democrático de los maestros literarios modernos. Sin embargo, su cualidad principal es la de estar profundamente ligado que los demás, a las fuentes populares. El conjunto de estas fuentes determinaron su sistema de imágenes tanto como su concepción artística.

Las imágenes de Rabiláis se distinguen por una especie de carácter no oficial”, indestructible y categórico, de tal modo que no hay dogmatismo, autoridad ni formalidad unilateral que pueda armonizar con las imágenes rabelesianas, definitivamente son figuras   hostiles a toda formalidad limitada al dominio del pensamiento y la concepción del mundo.

La risa popular y sus formas, constituyen el campo menos estudiados de la creación popular. La concepción estrecha del carácter popular y del folklore nacida en la época pre-romántica. Excluye casi por completa la cultura específica de la plaza pública y el humor popular en toda la riqueza de sus manifestaciones.

No hay evidencias ni siquiera posteriormente a esa época. Los especialistas del folklore y la historia literaria no han considerado el humor del pueblo en la plaza pública como un objeto digno de estudio. desde el punto de vista cultural, histórico, folklórico o literario, lo cual nos permite afirmar, sin pecar de exagerados , que la profunda originalidad de la antigua cultura cómica popular todavía no nos ha si revelada.

Sin embargo, su amplitud e importancia eran considerables en la Edad Media y en el Renacimiento. El mundo infinito de las formas y manifestaciones de la risa se oponía a la cultura oficial, al tono serio, religioso y feudal de la época.

Las múltiples manifestaciones de esta cultura pueden subdividirse en tres grandes categorías:

  • 1) Formas v rituales del espectáculo (festejos carnavalescos, obras cómicas representadas en las plazas públicas, etc.)
  • 2) Obras cómicas verbales (incluso las parodias) de diversa naturaleza: orales y escritas, en latín o en lengua vulgar;
  • 3) Diversas formas y tipos del vocabulario familiar y grosero (insultos, juramentos, lemas populares, etc.).

Con todos los actos y ritos cómicos que contienen los festejos del carnaval, se expresa que estos ocupaban un lugar muy importante en la vida del hombre medieval.

Esto toma en consideración que algunos de los cambios generados en esa época se debe al gran poder que tenía el festejo del carnaval para influir en la mente con sus agradables espectáculos. Tambien se puede observar como este entretenimiento se vuelve parte de la vida diaria de los ciudadanos y como esta causa problemas debido a los conflictos con otros grupos sociales.

Además de los carnavales propiamente dichos , iban acompañados de actos y procesiones que llenaba las plazas y las calles durante dias enteros. S,e celebraban también la Fiesta de los bobos y la fiesta del asno. Existía además una risa pascual , ( risus paschalis ) muy libre y singular.

De otra parte en el ambiente del carnaval se representaban los misterios . Tal y como ocurría en las fiestas agrícolas , como la vendimia, que se celebraban de igual forma en las ciudades. La risa acompañaba las ceremonias y los ritos civiles de la vida cotidiana. De manera, que los bufones y los tontos asistían siempre a las funciones del ceremonial serio, parodiando sus actos . De igual forma, proclamaban los nombres de los vencedores de los torneos, ceremonias de entrega del derecho de vasallaje, de los nuevos caballeros armados, etc. Ninguna fiesta se desarrollaba sin la intervención de los elementos de una organización cómica.

Todos estos ritos y espectáculos organizados a la manera cómica, presentaban una diferencia notable, una diferencia de principio. De manera que ofrecían una visión del mundo, del hombre y de las relaciones humanas totalmente diferente, deliberadamente no-oficial, exterior a la Iglesia y al Estado. Pareciera haber sido construido, al lado del mundo oficial, un segundo mundo y una segunda vida a la que los hombres de la Edad Media pertenecían en una proporción mayor o menor y en la que vivían en fechas determinadas. Esto creaba una especie de dualidad del mundo. Un submundo que corría paralelo al oficial. Pienso, que sin tomar esto en consideración no se podría comprender ni la conciencia cultural de la Edad Media ni la civilización renacentista.

El carnaval a través de Mijaíl Bajtín

Bajtín describe el carnaval como un fenómeno persistente de lejanos orígenes, en cuanto a una conexión pretendida con la Edad Media. El teórico ruso describe el carnaval como un fenómeno persistente de lejanos orígenes, en cuanto a una conexión pretendida con las antiguas Saturnales y Bacanales. Como la evolución de las festividades de exclusión temporal del orden social, que ya se celebraban en la Grecia clásica y la antigua Roma, sin embargo, y aquí comienzan las interesantes consideraciones críticas de Gurevich. En sus estudios Bajtín no incluía la influencia religiosa en la cultura carnavalesca, como si esta fuese de origen espontáneo y liberador, sin embargo la cuestión parece algo más complicada.

Saturnales (en latin Saturnalia) eran importantes festividades . La fiesta se celebraba con un sacrificio a Saturno .  En el Foro Romano, y un banquete público, seguido por el intercambio de regalos, continuo festejo , y un ambiente de carnaval pagano al mismo tiempo que cristiano. Un ambiente carnavalizado donde se violentaban las normas sociales y el decoro, El poeta Catulo le llamó el mejor de los días. Saturno era el dios de la agricultura , las fiestas se celebraban como homenaje al triunfo de una victoria general , fiesta de triunfo.

Por su parte el bacanal se refiere a las fiestas dionisiacas o a las improvisadas al dios Baco quien fuera el mismo Dionisos de los griegos. Fiestas celebradas primero en Grecia en primer lugar adoradores de Dionisos, el dios del vino como en Roma adoradores a Baco. Bacanal que tambien significa orgía, desorden tumulto que identifican realmente como terminaban estas fiestas. Normalmente se celebraban para la vendimia, un rito a la agricultura. Baco se la pasaba debajo de una parra , recogía uvas y hacia vino, el cual compartía con los sátiros de los bosques. Los sátiros en esas fiestas  traían a sus doncellas.

En la idea del carnaval residía pues, la idea de la reversión y huida de la realidad, de la subversión del orden  social y religioso al que se sometía la cultura popular fuera de la festiva excepción. Sin embargo, el espíritu del carnaval dormido en el imaginario popular que no tenía tan polarizado el bien y el mal, el cielo y el infierno, definido como en la cultura oficial. Este, era producto de la experiencia cotidiana de la religiosidad personal y social. Por tanto podemos concluir que la religiosidad oficial presentada en los principales estudios históricos, tenía una diversidad de enfoques y perspectivas culturales y personales en la interpretación del pueblo llano, que se asemejaba  a una cultura de la superstición, y la praxis del orden social religioso. Quedaba así, progresivamente relativizada, en conexión con la idea carnavalesca , en el colectivo popular con una cantidad increíble de interpretaciones que liberaba de alguna forma las ataduras del pensamiento letrado.

En la Edad Media la risa se oponía a las ideas rígidas que esparcía la Iglesia oficial.  En la antigua comedia popular el mundo infinito de las formas y las manifestaciones de la risa era diferente a la cultura oficial, al tono serio, religioso y feudal de la época. Era como una transgresión a los principios que regían en esa sociedad Medieval.

La persona concebía la continuidad de la vida en las plaza públicas, mezclada con la muchedumbre en el carnaval, donde su cuerpo entraba en contacto con los cuerpos de otras personas de toda edad y condición. La persona se sentía partícipe de un pueblo en constante crecimiento y regeneración.

El mensaje sobre la risa que nos transmite Aristóteles, es que solamente una democracia podía tolerar la franqueza de las antiguas comedias. En la democracia, la risa se caracteriza por su fuerza crítica y su acción democratizadora. La risa manifiesta su orientación democrática al dirigirse a la opinión pública más que a las altas autoridades jerárquicas.

La risa enseñaba la imperfección del mundo y a través de ella buscaba transformarle y renovarle. Es con Mijaíl Bajtín en el 1974 y su trabajo de tesis doctoral, sobre la Cultura Popular la Edad Media y el Renacimiento, en que la risa y la cultura popular comienzan a tener su espacio de vida, de valor insospechado e ineludible del conocimiento acerca de la cultura de lo cómico.

El Renacimiento cuya palabra no significa “renacimiento de las ciencias y artes de la Antigüedad”, sino qué posee una significación amplia y cargada de sentido, arraigada en las profundidades del pensamiento de la humanidad, es cuando existe una mayor individualización. El ser humano posee la capacidad de verse desde una perspectiva distinta a la anterior.

En el Renacimiento, la persona se mueve hacia un escalón superior de autoconciencia en la que el control de los afectos, constituido como autocoacción, es más fuerte; es mayor la distancia reflexiva y menor la espontaneidad de los asuntos afectivos. Se necesitaba un aumento de la capacidad de los seres humanos para distanciarse de sí mismos y de los demás en su actividad mental. Esto es parte de la evolución hacia el autocontrol de los seres humanos.

 

Este evento del carnaval ganó en importancia debido a las diferencias que este tenía en relación con otros grupos o actividades sociales. La diferencia más importante era la introducción de una generación cómica nunca antes vista en comparación con la seriedad presentada en ceremonias y cultos de la Iglesia y el Estado feudal.

El carnaval proponía una actitud jamás considerada como una de gran importancia hasta que su llegada comenzó a impactar a las autoridades y a toda la sociedad sin importar clase social o rango dentro de la iglesia , ni de las clases bajas fuera de la sociedad de clases. En el carnaval no existía la distinción entre los que compartían dentro de ese espacio. Todos eran iguales , por ello todo lo que se hacia en ese espacio durante siete días no había criterio de juicios ni culpa , la gente disfrutaba de libertad absoluta . Con ello la transgresión a los canones establecido por la sociedad gana poder al gozar el pueblo de la libertad de palabra y acción. Sobre todo la burla a la iglesia y a los nobles , parodiando e imitando burlescamente a cualquier personaje de alto rango de esa época.

En la Antigüedad se reía a carcajadas, en el Olimpo y en la tierra, al escuchar a Aristófanes y sus comedias. Así se siguió riendo hasta la época de Luciano. Pero a partir del siglo VI, los hombres dejaron de reír y comenzaron a llorar sin parar.  Pesadas cadenas se apoderaron del espíritu al influjo de las lamentaciones y los remordimientos. Después que se apaciguó la fiebre de crueldades, la gente volvió a reír.

Por su parte, la risa , busca deshacerse de un mundo lleno de injusticias y reemplazarlo por un mundo mejor. Crea una nueva realidad que desplaza a la otra que ya no puede mantenerse porque ha perdido su sentido. La risa es , pues, una liberación de todo lo que priva de libertad al ser desde hace muchos siglos.

 

Existían tres grandes categorías de las manifestaciones de la cultura popular. Por un lado, estaban las formas y rituales del espectáculo. Por otro, las obras cómicas verbales (incluso las parodias) de diversas naturaleza: orales y escritas, en latín o en lengua vulgar.

Habían surgido, además, diversas formas y tipos de vocabulario familiar y grosero. La representación de los misterios, por ejemplo, acontecía en un ambiente de carnaval. Las formas rituales y de espectáculo se organizaban de manera cómica. Ofrecían una visión del mundo, de la persona y de las relaciones humanas completamente diferentes.

Anuncios

Acerca de dorisan

San Juan, Puerto Rico Introducción Soy dominicana de nacimiento y vivo en Puerto Rico hace mas de veinte años. Amante del arte en todas sus vertientes, pinto al oleo, acuarela y otros medios . Me gusta el dibujo , el grabado sobre todo la litografía y el intaglio. Hablo varios idiomas entre ellos portugués, español, inglés, francés e italiano y algo de latín. Me gusta la música clásica, el jazz, me fascina el blue y el jazz caribeño contemporáneo. Estudié en el Departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico donde obtuve un P.hD. en Literatura Hispanoamericana especializada en teatro hispanoamericano y dominicano. Soy maestra de arte y de literatura. Me gusta leer sobre todo los clásicos y la literarura que me acerca a mis raices. Con esto me refiero a la literatura hispanoamericana y caribeña. Escribo crítica literaria en algunas revistas. He escrito varios poemarios; Solo de pasión, soledades y otras ausencias, El olor de la palabra rota, Rasgada memoria. En ese espacio de nadie donde gravita la prudencia y Rapsodia demorada en el tiempo. Además de un libro sobre crítica de teatro. titulado: Mito y tragedia en el teatro hispanoamericano y dominicano del siglo xx.
Esta entrada fue publicada en Ensayos, Ensayos caribeños, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El carnaval en la Cultura Popular en la Edad Media y el renacimiento. : en el contexto de François Rabiláis .

  1. lilly1949 dijo:

    Shakespeare usó muy bien al bufón en el personaje de Falstaf para decirle a las autoridades cosas que ni los príncipes se atrevían denunciar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s