Quintus Horatius Flaccus: su Arte Poética: La epistola a los Pisones

Quintus Horatius Flaccus: su Arte Poética La epistola a los Pisones.

Por Doris Melo

ImagenImagenImagen 

Quinto Horacio Flaco en latín Quintus Horatius Flaccus) nació en Venosa (65-08 a. C) Fue el más importante poeta lírico y satírico en lengua latina. Además fue un poeta reflexivo, que pretende expresar la perfección casi absoluta. Los principales temas que trata en su poesía son el elogio de una vida retirada( Beatus ille) y la invitación de gozar de la juventud ( carpe diem) temas retomados posteriormente por pocos españoles como Garcilazo de la Vega y Fray Luis de León. Escribió además epistolas (cartas), las últimas dirigidos A los pisones de la que hablaremos más adelante y que es conocida como Arte poética

En la poesía se ha considerado y ponderado (por buen libro elemental )el del Arte poético de Horacio, aunque este insigne filósofo y poeta lo escribió, no como un sistema de coordenadas , sino como una simple epistola instructiva dirigida al cónsul Lucio Pizón y a sus hijos, ha sido siempre un tratado de los más apreciables que la Antigüedad nos ha dejado para guiarnos, no sólo en la poesía, sino también en todas las Artes que dependen de una acertada crítica, de un gusto delicado y de fundamental y sólido conocimiento de la verdad, de la sencillez, de la unidad y del decoro.

El Arte poético de Horacio como el de Aristóteles supone la culminación de un proceso. Despues de Horacio no existe ningún poema didáctico romano sobre la poética; pero tambien marca el punto de partida para los ulteriores ensayos poéticos medievales, renacentistas y neoclásicos ( Mañas 1998,p.9)

Varios siglos después de Aristóteles, Horacio (65 a. C.), en uno de sus textos fundamentales, La Epístola a los Pisones(20 a. C.), retoma los postulados que Aristóteles había planteado en La Poética. Horacio obtuvo con su obra respeto y admiración en los círculos literarios romanos, a los cuales pertenecían Virgilio y Lucio Rufo, quienes le presentaron a Cayo Mecenas (38 a.C.), amigo y consejero de César Augusto. De esta relación y admiración, el emperador le brindaría más tarde su protección.

Los temas discutidos por Horacio gozaron de un respaldo universal a lo largo de la literatura posterior a su fallecimiento. Principalmente, partiendo desde el Renacimiento, es difícil no hallar una sola composición influida por los tópicos o las formas horacianas.

Para Horacio, la tragedia no debe desparramar versos frívolos, por lo que refleja en su poética una actitud didáctica. Además, sigue de cerca a Aristóteles, sobre todo en cuanto a la verosimilitud y la propedéutica:

“Los poetas quieren ser útiles o deleitar, o al mismo tiempo decir lo ameno e idóneo para la vida. Sé breve en tus consejos, para que los espíritus rápido perciban dóciles tus palabras y las retengan fielmente. […]. Las ficciones para deleite que sean muy cercanas a la verdad, para que la obra pretenda que se crea cualquier cosa, como «niño devorado por un ogro sale vivo de su tripa”. (567)

Por otro lado, afirma que los personajes conocidos se deben mantener con carácter, con el que se han presentado desde el principio hasta el final de la obra. Además, el héroe deberá ser un modelo vivo de la sociedad, en las diversas costumbres con naturalidad.

En lo que se refiere a la mezcla de la tragedia y la comedia, Horacio propone que ambos, temas y versos, sean reglamentados:

Un tema cómico no quiere ser tratado en versos trágicos.

Asimismo la cena de Tiestes no está bien narrarla

en poemas informales y casi dignos del zueco.

Que cada cosa mantenga el sitio propio que le ha tocado en suerte.

Ahora bien, a veces también la comedia eleva su voz

y el airado Cremes declama con hinchada expresión

y a veces el trágico se duele con lengua pedestre,

cuando Télefo y Peleo, uno pobre, el otro desterrado,

prescinden de ampulosidad y palabras de pie y medio,

si su lamento procura tocar el corazón del espectador. (543)

     Aristóteles y Horacio gozaron de alguna resonancia en la Edad Media sobre todo con la traducción y los comentarios en árabe que desarrolló Averroes y que fueron traducidos al latín por Herman.

Anuncios

Acerca de dorisan

San Juan, Puerto Rico Introducción Soy dominicana de nacimiento y vivo en Puerto Rico hace mas de veinte años. Amante del arte en todas sus vertientes, pinto al oleo, acuarela y otros medios . Me gusta el dibujo , el grabado sobre todo la litografía y el intaglio. Hablo varios idiomas entre ellos portugués, español, inglés, francés e italiano y algo de latín. Me gusta la música clásica, el jazz, me fascina el blue y el jazz caribeño contemporáneo. Estudié en el Departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico donde obtuve un P.hD. en Literatura Hispanoamericana especializada en teatro hispanoamericano y dominicano. Soy maestra de arte y de literatura. Me gusta leer sobre todo los clásicos y la literarura que me acerca a mis raices. Con esto me refiero a la literatura hispanoamericana y caribeña. Escribo crítica literaria en algunas revistas. He escrito varios poemarios; Solo de pasión, soledades y otras ausencias, El olor de la palabra rota, Rasgada memoria. En ese espacio de nadie donde gravita la prudencia y Rapsodia demorada en el tiempo. Además de un libro sobre crítica de teatro. titulado: Mito y tragedia en el teatro hispanoamericano y dominicano del siglo xx.
Esta entrada fue publicada en Ensayos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s