El planteamiento de lo caribeño : la negritud y el humor en los cuentos de Ana Lydia Vega.

 ImagenImagen

El planteamiento de lo caribeño : la negritud y el humor en los cuentos de Ana Lydia Vega.
Por Doris Melo Mendoza.

Ana Lydia Vega, es una escritora puertorriqueña que se inserta en la generación de los años 1970. Estudió en la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, en la Facultad de Humanidades. Completó sus estudios doctorales en la Universidad de París. Al regresar trabajó en el departamento de lenguas durante varios años como Catedrática enseñando francés, fonética, literatura francesa entre otras asignaturas. Ha sido señalada por la crítica con el calificativo de brillante, de poseer un estilo flexible, ingenioso, comprometida con la sociedad puertorriqueña y el folklore caribeño. Conoce la idiosincrasia, de la sociedad puertorriqueña y de las Antillas hermanas.
Digo comprometida, porque en cada uno de los ensayos de Ana Lydia Vega existe un planteamiento serio sobre lo que ha acontecido en Puerto Rico y sucede en la actualidad.

Desde sus inicios como estudiante de la Universidad de Puerto Rico, Vega se identificó con los independentistas ha sido partidaria de estos grupos como lo ha indicado en algunos de sus ensayos.
Por otro lado Vega es defensora de la mujer por lo que se inscribe en el feminismo al igual que otras intelectuales de su generación. Como bien podemos ver en algunos de sus cuentos. Al respecto, Efraín Barradas en su ensayo “La necesaria innovación de Ana Lydia Vega: preámbulo para lectores vírgenes.” Refiere, que desde 1970, la presencia femenina y la conciencia feminista han innovado las letras puertorriqueñas. Afirma que la mera enumeración de escritoras de peso en la literatura puertorriqueña de los últimos quince años así lo constata. En este caso refiere a Rosario Ferré, Vanessa Droz, Carmen Lugo Filippi, Mayra Montero, Ana Lydia Vega entre otras.
En ese contexto femenino-feminista como en el de las más amplias estéticas en general. Ana Lydia Vega cumple una función muy particular y de gran importancia los dos libros que ha publicado y un sinnúmero de textos sueltos cuentos y ensayos que así lo demuestran.

En el año1981 escribe en colaboración con su compañera de aventuras literarias, Carmen Lugo Filippi, el libro de cuentos Vírgenes y mártires, donde se explora el espacio feminista en el texto colonial y machista puertorriqueño. Fue tan aceptado que la primera edición se agotó en seguida. Situación que motivó a Vega a escribir un segundo y tercer libro. “Encancaranublado y otros cuentos de naufragio”, de 1982. Fue premiado en el certamen de 1982 de Casa de las Américas, en Cuba. En esta obra plantean diversos temas como; la alegoría, la escritura ensayística, el discurso espiritista, el monólogo, la leyenda y las batallas carnavalescas. Todas ellas invaden el espacio textual, que nos lleva siempre a reflexionar sobre los conflictos del mundo caribeño y su soñada unidad.

Su tercer libro: “Pasión de historias y otras historias de pasión”, publicado en el 1987 recibe el premio “Juan Rulfo Internacional de París “en el 1984 y en el 1988 escribe los ensayos que fueron publicados en la columna “Relevo” del periódico Claridad, que aparecen en la colección de ensayos de siete escritores del país:” El tramo ancla”. En sus obras pedagógicas se encuentran; “Cahier de redaction y Cahier de grammaire, escritas con Ada Vilar, Quelques difficultés de traduction” y “El machete de Ogún”. A través de su obra literaria ha recibido distinciones y premios nacionales e internacionales.

Intereso destacar de la escritura de Ana Lydia Vega, particularmente la visión de lo caribeño y la negritud a partir de sus cuentos .

El personaje negro es un elemento que aparece en la literatura puertorriqueña desde sus primeras muestras orales y escritas. Ms no es hasta hace tres o cuatro décadas cuando los escritores puertorriqueños han experimentado una constante búsqueda de raíces y lazos africanos, y sentirse orgullosos de sus orígenes ,de la negritud . Es en esos momentos, cuando surgen escritores como Ana Lydia Vega quien ha dedicado varios textos al tratamiento del tema negrista.

Ana Lydia en sus cuentos presenta una nueva forma de concebir lo que es la identidad nacional puertorriqueña, puesto que afirma que de las tres raíces culturales ( la taina, la Africana y la española) conforman al puertorriqueño. En sus relatos, nos ofrece un profundo reconocimiento de esta realidad y una reivindicación y revalidación del elemento negro en la sociedad puertorriqueña. Vega, explora el mundo antillano y en sus textos, rompe con la barrera insular. Busca los rasgos que develen la unidad de lo antillano, ¿qué somos, estas islas hermanas?. Como lo han planteado otros anteriores a ella como es el caso de; José Luis González , Luis Rafael Sánchez, Pedro Juan Soto, Magaly García Ramis entre otros.

Los primeros libros de Vega: “Vírgenes y mártires” y “Encancaranublado”, ofrecen una reflexión sobre la identidad antillana tanto a nivel colectivo como individual
Según el critico Aníbal Gonzales en un estudio sobre Ana Lydia Vega, apunta a que Vega considera que Puerto Rico es antes que todo, una nación caribeña, luego una nación hispanoamericana y solo accidental y temporeramente una posesión norteamericana.

Los cuentos como Encancaranublado se ocupan de sucesos y personajes de toda la región caribeña. Haitianos, cubanos, dominicanos y puertorriqueños.
Muchos de los personajes de Vega son negros o mulatos, y tienden hacia el estereotipo y la caricatura. Ejemplo de ello es el relato Encancaranublado en el que aparecen chistes étnicos que se escuchan en los diálogos entre el dominicano el haitiano y el cubano. El habla entre ellos está marcado en el habla cotidiana de cada dialecto. El haitiano hablará en patuá , el dominicano en su español “sui generis”, el cubano con su propio estilo y el puertorriqueño con su mezcla de ingles y español y su acento propio.

Se trata de tres personajes que son emigrantes ilegales y náufragos de Haití, Santo Domingo y Cuba. Estos intentan llegar a los Estados Unidos, terminan reunidos en el mismo botecito remado por el haitiano, quien es el dueño y lleva las provisiones necesarias para sobrevivir en el camino. Es amable con el dominicano y el cubano brindándole la oportunidad que se suban a su bote y estos en vez de cooperar y unir esfuerzos terminan provocando los conflictos y prejuicios que dividen a los respectivos países hacienda definitivamente que la embarcación se llene de agua y quedan todos en medio del mar. Por casualidad, los rescata un barco de la Marina de Guerra Norteamericana, en el cual los náufragos descubren que todo el trabajo sucio bajo cubierta lo hacen los puertorriqueños y que a ellos les espera el mismo destino.

En todos los relatos de Vega, los personajes son estereotipos, caricaturas o entes personificados cuyas mutaciones e interacciones ilustran una moraleja que en ocasiones se nos anticipa en los epígrafes y otras se nos presenta de manera tradicional al final del mismo cuento.
Otra de las formas que predominan en la escritura de Vega en el uso del lenguaje, en su estilo, en una amalgama de vocablos y giros caribeños.

Los personajes de Vega como los de Luis Rafael Sánchez apenas pueden expresarse con fluidez debido a que su idioma y sus procesos mentales están interferidos por los medios de masa. Los personajes de Vega en ocasiones son tambien los que narran la historia, son por lo general muy elocuentes y se expresan a menudo con entusiasmo y eficacia en su lenguaje mixto y degradado como lo hace el personaje del cuento “Cráneo de una noche de verano”:

“Pa colmo e madre, le había dao con eslembarse frente al espejo del baño como si le estuvieran pasando a él solito una rica película X desas que dan en el Lorraine. Cuando rompieron a aparecérsele monstruos pa tos los gustos se le pusieron los guevos bajo cero men. Y cuando le salió su propia careta toa blanca y flaca y arrugá__él era tofe, prieto y todavía no había votao unas elecciones__ pa qué te cuento, mano. ¿ Tú sabe los que es verse a uno mismo jincho y más plegao que un culo y tras plegao sin dientes¿ Chacho , deja eso. Le dio una canillera de ocho cilindros de las que ponen a chillar a uno como lechón en víspera e Reyes”.
Un interés relevante por la realidad caribeña se aprecia en los cuentos” El día de los hechos”, “”El jueguito de La Habana y “Contrapunto haitiano”. En El día de los hechos se describe una cadena de venganzas entre haitianos y dominicanos, producto de una larga historia de abusos y rencores mutuos entre ambas naciones. En El jueguito de La Habana , trata de retratar la mentalidad de una mujer del exilio cubano, y en Contrapunto haitiano se representan las diferentes clases que dividen y oprimen a los haitianos.
La cr[itica ha referido sobre la escritura de Vega, que su posición frente al debate acerca de la nacionalidad puertorriqueña, es similar a la de otros intelectuales y luchadoras feministas a lo largo de la historia de Puerto Rico. Como escritoras que la antecedieron, Vega intenta reconciliar la lucha por la independencia y la autodefinición de lo nacional, situación que plantea en sus escritos .
Vega lucha por presentar la solución al problema de la unidad o multiplicidad caribeña, al intentar asimilar y trascender el discurso patriarcal .

Anuncios

Acerca de dorisan

San Juan, Puerto Rico Introducción Soy dominicana de nacimiento y vivo en Puerto Rico hace mas de veinte años. Amante del arte en todas sus vertientes, pinto al oleo, acuarela y otros medios . Me gusta el dibujo , el grabado sobre todo la litografía y el intaglio. Hablo varios idiomas entre ellos portugués, español, inglés, francés e italiano y algo de latín. Me gusta la música clásica, el jazz, me fascina el blue y el jazz caribeño contemporáneo. Estudié en el Departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico donde obtuve un P.hD. en Literatura Hispanoamericana especializada en teatro hispanoamericano y dominicano. Soy maestra de arte y de literatura. Me gusta leer sobre todo los clásicos y la literarura que me acerca a mis raices. Con esto me refiero a la literatura hispanoamericana y caribeña. Escribo crítica literaria en algunas revistas. He escrito varios poemarios; Solo de pasión, soledades y otras ausencias, El olor de la palabra rota, Rasgada memoria. En ese espacio de nadie donde gravita la prudencia y Rapsodia demorada en el tiempo. Además de un libro sobre crítica de teatro. titulado: Mito y tragedia en el teatro hispanoamericano y dominicano del siglo xx.
Esta entrada fue publicada en Ensayos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s