El violín de la adultera de Andrés L. Mateo, una novela que se inserta en las coordenadas del existencialismo. Por : Doris Melo Mendoza.

Unknown-1

Andrés L. Mateo es un escritor dominicano muy conocido en el ámbito literario caribeño e hispanoamericano, por su compromiso social y político con la nación dominicana. Ha escrito ensayos, artículos de periódicos y cuatro novelas: Pisar los dedos de Dios, La otra Penelope, La balada de Alfonsina Bairán y El violín de la adultera. En este trabajo nos ocuparemos de su última novela titulada El violín de la adultera.

La novela estudiada refiere un segmento de la historia dominicana que corresponde a la “Era del Benefactor,” época de la dictadura de Trujillo. Precisamente se inscribe en los años 50, cuando se celebraba la “Semana Aniversaria” de la primera emisora de Radio Televisión Dominicana. Según nos enteramos por el protagonista, que responde al nombre de Néstor. Este, nos cuenta, que es en República Dominicana el lugar donde primero llega la televisión en el Caribe. En la capital de Santo Domingo para ese entonces Ciudad Trujillo, donde cada año se celebraba una fiesta que duraba una semana y que culminaba con un desfile de carrosas por el Malecón frente al Mar Caribe, enn el que desfilaban conjuntamente, las bandas de La Policía, La Marina y Los Bomberos. Cada carrosa simbolizaba por su forma algo simbólico, que lo identificaba con el país de los artistas que participaban en ese evento. Si era mexicana, un Mariachi vestidos de charros y las mujeres con sus respectivos trajes y sombreros típicos del país de origen.

José Arismendi Trujillo, (Petan), el dueño de la emisora, contrataba para esa celebración, artistas internacionales, Se daba cita lo mejor del cine y la televisión hispanoamericana; Cantinflas, Pedro Infante, Jorge Negrete, Toña La Negra, de Argentina, recuerdo, a Libertad Lamarque y un cómico que se llamaba Luis Sandrini. De Cuba, rumberas, con sus tangas y casi desnudas. De Chile, Los hermanos Silva, entre otros. En fin, que la programación de la Emisora de televisión, comenzaba a las ocho de la mañana y terminaba sus funciones a las doce de la noche. Todo el día presentando ese espectáculo, era algo grandioso.

Petan, tal y como lo describe el narrador de esta novela era en realidad un hombre de “armas tomadas”, a quien todos los empleados le temían, pues llegaba a las oficinas con un látigo o una fusta, azotando a quien se le pusiera en el medio, incluso le lanzaba a los empleados la fusta en plena cara:

El general es el dueño de esta planta televisora, en la cual trabajo y cuando está de recorrido es un hombre tenebroso. Lleva siempre una fusta con la que se golpea el pantalón a cada paso, y tiene un lenguaje soez para hablarles a los empleados, quienes, ante su sola presencia tiemblan. Si se encoleriza con la fusta golpea a cualquier persona, cosa que hace frecuentemente. (Mateo:19)

La novela es un reflejo de la época, en ella se mueve un mundo que corre paralelo al de la dictadura, que construye Mateo, como en otra de sus novelas, La balada de Alfonsina Bairán, donde ella, la matrona, se sentaba en su mecedora como en un trono y de allí, majestuosa, controlaba el bar, los clientes y las putas que se vendían y a las que le colocaba en la cabeza una flor plástica. Todo lo que sucedía desde ese espacio ella según cuenta la voz que narra la novela.
En la novela de Alfonsina Bairán, un estudiante de derecho es quien cuenta lo que acontece alrededor. Así, se presenta el diálogo de una historia, la de Alfonsina quien escribía su vida y su venganza. El diario fue rescatado la noche del fuego cuando se consumía el burdel. De igual forma, Mateo presenta el protagonista de El violín de la adultera, quien es un abogado llamado Néstor, se sentaba en un escritorio, actuando como una cámara de película, en la cual iba describiendo y enjuiciando a cada uno de los empleados de la emisora. El mismo se confiesa asimismo que pasa el tiempo observando y juzgando a los demás:

[…] uno pasa todo el tiempo observando desgracias ajenas con la misma naturalidad, clavando con alfileres los calvarios del prójimo en la experiencia, y hasta explayándose en dar consejos con un catalogo de precauciones que la puta vida se encarga de patear […]Ligia Monsanta ha traído hoy ese peinado de bucles que parece un edificio , y que se hace cuando va a cantar. Además de trabajar en esta oficina, ella canta en los programas de ópera que se montan en la planta televisora. ( Mateo:22-23)

Néstor conoce a cabalidad cada uno de los pasos, de los empleados que trabajan en la oficina; a la hora en que comen, los gestos de cada uno, las peculiaridades, incluso la historia de sus vidas.

En la oficina que es el espacio de donde se narra casi toda la novela, nos enteramos de todo por el personaje que funge como narrador en primera persona, Néstor quien parece conocer de cada uno de los personajes. A través de él se representan los diálogos de los otros personajes, los diálogos internos de Néstor cuando conversa consigo mismo. Por medio de él recibimos toda la información del relato.

Los senos de Ligia Montoya, son la atracción de los ojos de todos los hombres en la oficina. Ella parece o disimula no darse cuenta, pero siempre se dobla aparentando una candidez real, dejando asomar de su escote sus voluptuosos pechos casi desnudos frente a todos los empleados. (Mateo25)

Las preocupaciones comienzan para Néstor cuando empiezan a llegar periódicamente los anónimos:

Hasta ese día se podría decir que era dueño de una dicha sin nubes, que comenzó a mustiarse en la soledad de los labios repitiendo palabra a palabra las acusaciones escritas en un delicado papel azul. Leí en silencio. No tenía firma, quien lo escribió mostraba urbanidad y hasta pena por lo que me comunicaba.( …)lloré como un pendejo con las piernas temblorosas y un desastre en la mente, el lagrimón veloz rodó caliente por mi mejilla izquierda. ( Mateo 10)

El segundo anónimo no tarda en llegar y refiere algo que inquieta profundamente a Néstor que lo invita a visitar el pasado con su mujer:

“Señor _ Un hombre no está obligado a conocer el futuro, pero busque en el pasado la causa de su infelicidad.”

Es ahí, cuando se inician los desplazamientos de la conciencia de Néstor al pasado, a la niñez, donde recrea parte de sus vivencias y como él conoce a Maribel Cirilo, la mujer con la cual se casó y a quien condenan los anónimos por adultera. El anónimo le pide que busque en el pasado.

Para Néstor el pasado es un territorio que el construye y saquea escribiendo ese Diario, del que puede ir y venir sin que nadie lo advierta a su alrededor. El mismo asegura que en el pasado es un pez en el agua.

El despertar del amor idealizado y platónico de Néstor con Maribel Cirilo, la muchacha que se convierte desde sus inicios en un amor para toda la vida. Fue esa primera vez, en la que él se asomó a la ventana del colegio y sus ojos se cruzaron al otro lado de la acera, desde la ventana del colegio de niñas, donde se cruzó por primera vez, con aquella mirada picara y risueña de Maribel. Desde ese momento, ella dejó prendida en su corazón un aleteo de mariposas.

En El violín de la adultera, Mateo presenta una conciencia atormentada sin asideros existenciales. Es una conciencia que si bien desde un principio lo notamos, ya sea por sus diálogos o por su voz interna en la cual el personaje mismo parece darse cuenta que no existen asideros en su vida . No obstante en la medida que se va desarrollando la novela nos damos cuenta, que se trata de un mundo enfermo. Pues en ese espacio donde trabaja, al igual que Néstor son varios de los empleados, que comparten este limbo, este vacío existencial. Todos simulan que no tienen problemas, fingen que todo está bien, que son felices, que se mantienen centrados en ellos mismos. Tal es el caso de la autoestima del Licenciado Santamaría, que siempre se distinguía por lo bien planchado, la corbata y el brillo de sus zapatos. Todo estaba a su alrededor en orden y pulcritud, como si esto fuera solo una simple apariencia a los ojos de los demás, una mascara que ocultara sus conflictos internos.

El que menos guardaba algo escondido, era el personaje homosexual, quien en toda la novela acepta su condición gay. Sin embargo, podemos notar que él también vivió una tragedia que lo dejo solo y tuerto de una golpiza que le propinaron unos maleantes al tratar de defender a su amante. Elso, mantenía una actitud en la empresa que no iba a la par con los demás. El aceptaba su condición frente a la burla de todos mientras los demás trataban de representar un falso machismo como es el caso de Néstor.

Miguel Ángel Fornerín se acerca a esta novela con mucho acierto. en su artículo “La narrativa de Andrés L. Mateo. A propósito de El violín de la adúltera”. Señala el crítico, refiriéndose al protagonista de la obra Néstor Luciano Moreira, que a través de sus diálogos conoceremos aspectos psicológicos y existenciales de la dominicanidad frente a la barbarie que representa la dictadura. además nos habla de Elso, un homosexual , negro y pobre; quien en la novela es el personaje más auténtico. por otro lado presenta, la mujer del violín, el barrio San Juan Bosco y sus misterios; la mirada del otro en la dictadura, el recuerdo de la infancia, y sus amores en cierta forma inocente y platónico con Maribel Cirilo.

De otra parte Fornerín afirma que Mateo posee en su prosa elementos que lo convierten en un autor que puede atravesar fronteras culturales. Se encuentra entre los grandes novelistas como García Márquez, y en nuestro país en la prosa de Ramón Lacay Polanco y en la de Marcio Veloz Maggiolo. Fornerín afirma además, que en esta novela la prosa de Mateo no tiene caídas, la virtualidad de las acciones humanas, desarrolla los problemas de la condición humana.

Refiere además, que todo está anotado en un diario donde el escritor, no solo hace una crónica de su vida, la ciudad, la festividad de la Semana Aniversaria, sino del tedio existencial de la dictadura.

Planteamos además, en este trabajo, que El violín de la adultera se inserta en una lectura que se inscribe en el existencialismo. Antes de entrar en los aspectos de la novela que conversan con el existencialismo tocaremos algunos elementos que atañen al tema para su mejor comprensión.

El existencialismo fue un movimiento filosófico, el cual tuvo su origen en el pensamiento de algunos filósofos contemporáneos, como Federico Nietzsche, Martín Heidegger, Soren Kierkegaard, (que fue considerado el padre del existencialismo). Jean Paul Sartre, Gabriel Marcel, Karl Jaspers, Albert Camus, Miguel de Unamuno. Todos ellos cuestionaban el hombre como ser; es decir, el significado de su presencia en el universo como protagonista de los cambios y sobre todo, como integrante de la naturaleza que se piensa así misma.
El existencialismo es un movimiento que busca establecer la realidad del ser humano en concreto, ya que la filosofía clásica había desestabilizado la existencia, vaciándola de su contenido. La existencia del hombre y de la mujer, en cuanto a que nacen, trabajan aman piensan, luchan y sufren y al final mueren.
Como punto de partida, establezco los parámetros básicos del existencialismo, en los cuales se inserta en cierta forma la novela El violín de la adultera de Andrés L. Mateo. Como filosofía de la crisis, el existencialismo para Norberto Bobbio se expresa en tres estados del espíritu fundamentales: el decadentismo, el escepticismo y el activismo. Las dos primeras son el producto del desmantelamiento de las verdades tradicionales.
El decadentismo significa, una ruptura de los valores tradicionales del Ser. En Néstor, a quien su mujer le engañaba con el profesor de música, se puede apreciar el decadentismo pues recibió varios anónimos y nunca afrontó su situación. Después de negarse a reconocer que él era el responsable de todo por no tomar acción sobre su vida. En sus conversaciones Néstor reniega que Maribel Cicilio pudiera engañarlo. No obstante no tomaba las medidas pertinentes de enfrentarla. Llega hasta ignorar el último de los anónimos y trata de manejar su vida con ella como si nada hubiese ocurrido hasta llega a creer que todo está funcionando bien entre ellos.
Se trata de un individuo que escapa de la nada para ensayar y realizar las infinitas probabilidades de la vida. No es más que lo que le sucede al personaje que la esposa lo engaña, inventa miles de excusas para no afrontar su verdadera realidad:
“[…] desterrar de mi mente el efecto de los anónimos que hace dias no aparecen, de manera que este instante junto a Maribel Cicilio es como un renacer. Creo que esta es la única manera de reinventar la vida, venciendo las dudas y la incertidumbre que te clava el diario vivir.” (Mateo 163)
No importa que el poeta le haya sugerido como debería enfrentar su situación, pues él mismo era el responsable de lo que le estaba ocurriendo. Aún así, no tuvo el valor nunca de encarar a su esposa ni al supuesto amante.
El escéptico como viene a ser Néstor, es una especie de renegado de la existencia que llega al libertinaje. Por ello, opta el abandono de la idea que su mujer lo engaña, es como ponerse una coraza frente a las responsabilidades que le plantea el mundo. En pocas palabras renuncia a luchar, pero esta renuncia es su única actitud de fortaleza, porque para renunciar es necesario tener valor, por paradójico que parezca. Actitud esta, que podemos apreciar a lo largo de su discurso cuando éste, se autoanaliza y acepta su irresponsabilidad evadiendo situaciones. Reconoce que así ha sido desde niño.
Es sorprendente que hasta un ser sin grandes pasiones, como yo, descubra la fragilidad de las cosas, y se pierda en el desquite de describir en un Diario sus miedos cotidianos, consumido entre el furor y las dudas […]
Soy tímido y todo me amilana, muchos aspectos del vivir cotidiano me hacen sufrir lo indecible.
La mayoría de los caracteres existencialistas de la ficción, caen en la fuga del mundo que implica la renuncia a las posibilidades que ofrece el mundo para su propia realización, tal y como lo vemos planteado en esta novela. Así, vemos como Néstor se refugia en un Diario, en el que escribe sus vivencias diarias y del cual el mismo se burla:
A mi edad, tan lamentable y ridículo, ocultándome en las horas de oficina para escribir este diario que adivino y comprendo es un signo de mi debilidad, Vainas de mujeres, como dirían los muchachos de la oficina si se enteraran.

En general la literatura existencialista y moderna, es aquella donde el sujeto vive alienado de una sociedad que es una falsa o convencional. Los personajes que conforman el espacio en El violín de la adultera son seres alienados por una sociedad , que vive sobrecogida a un miedo continuo, como el que se refleja en la novela de Mateo. Se trata de la dictadura de Trujillo y el espacio desde donde se expresa el protagonista, es nada menos que una empresa que perteneció a uno de los hermanos del dictador, quien tenía fama de ser tan sanguinario como su hermano al cual todos los empleados en la emisora le temían. Incluso parece ser que José Arismendi ( Petan), quien vestía con traje militar y medallas como su hermano, era de por sí una copia del sátrapa Trujillo.

En otro sentido, las palabras del personaje que sigue el hilo conductor del relato, marcan una distancia crítica respecto a lo que sucede en la oficina. Mateo como en La balada de Alfonsina, se vale de un narrador en primera persona para deconstruir el espacio carnavalizado que permea en La Voz dominicana, donde Néstor es un abogado que trabaja para dicha emisora. Él, observa y describe cada uno de los empleados de la oficina, a través de detalles insignificantes que luego irá desarrollando en la medida que se acerque el desenlace de la novela:

Estoy instalado en un observatorio que permite escudriñar sin ser enjuiciado. Soy minucioso voy tejiendo una historia a cada cual con solo mirarlo.(Mateo:30)
El personaje busca caminos para liberarse del humillante y opresivo ambiente de su barrio, que concentra en sí los efectos del casi medio siglo del gobierno. Se siente atrapado dentro de la realidad que le predestina su vida, pues no solo siente terror a la llegada de Petan a la oficina con su fusta buscando quien se le revele para cruzarle la cara brutalmente como es el caso del Licenciado Santamaría y otros empleados, que sin saber porqué, él, le pegó varios latigazos :
El General José Arismendy llegó visiblemente ofuscado ese día, se apartó en una esquina para hablar con el Doctor Santamaría, y de pronto oímos un golpe seco que nos dejó ensordecidos. Cuando miramos, el General le estaba pegando con la fusta al tiempo que le gritaba ¡Pendejo! Envuelto en un torbellino de furia, cruzándole la cara con fustazos relampagueantes, mientras el infeliz de Pericles Santamaría se defendía interponiendo los brazos, incapaz de devolver la agresión, pataleando en la trama angustiosa que le tocaba vivir. Y que se desparramaba en toda la cara patética.( Mateo:54)
Los caminos imaginarios son a veces los únicos que lo desilusionan, porque lo confrontan y son los que trasladan al personaje al pasado, a la niñez y sus primeras experiencias sexuales. Experiencias con una prostituta que nunca se consumó:
Yo el pariguayo que escribe este Diario, tenía como inexorable destino la cama de Mercedes mi Gusto […] el sexo es una coartada de la hombría en esta media isla de tantas vidas pequeñas.[…] se deshilacha la inocencia y uno sucumbe de un gozo difuso en el vértigo del placer , es cierto. […] Mercedes mi Gusto es el fantasma indecoroso de nuestro pasado, pero no alcancé a iniciarme con ella, porque cuanto pudo haber en mí de deseo, no fue suficiente para vencer la vergüenza y el miedo que me tomaron esa tarde.
Para escapar de su realidad a menudo Néstor se traslada a su mundo imaginario con tan solo abrir y cerrar los ojos. Allí, en aquel mundo inicialmente perfecto, empieza a deshacer el mal rato que le acompaña y se aísla totalmente de las situaciones que no es capaz de enfrentar:
Yo no pude responderle. He experimentado en mi vida momentos de grandes confusiones, en medio de los cuales se me paraliza el habla, o se me borra de golpea voluntad de responder. Pero aquel día mi elección de la verdad , al refugiarme en el silencio tenía la determinación de guardar para mí un secreto que juzgaba hermoso, intransferible.[…] Me hundí en un profundísimo silencio hasta agotarme. [ Mateo:94]
El tipo de miedo y de amenaza que se respire en ese espacio no es más que el de la dictadura. Todos temen al entrar José Arismendy alias Petan, como marionetas se paran si están sentados y permanecen como distraídos en un absurdo comportamiento proyectando en el ambiente un sentimiento generalizado en los empleados.
La novela recurre a la memoria de un tiempo perdido e idealizado:

Creo que cuando escribo voy borrando mis miedos. No soy valiente , lo he repetido miles de veces, pero tengo la necesidad, a veces de decir algunas cosas (…) Columpiarme en la contagiosa delgadez del peligro. (…) soy tan solo un fantasma que suele evocar con la imaginación. Habito en un limbo, me jode ver la clave augural de mis sueños perdido en el ayer, siempre estoy de regreso al pasado. (Mateo: 58-59)

la crítica señala sobre esta novela: En alguna página nos dice Néstor, que piensa que escribe para sí mismo, sin percatarse de que nosotros, voyeristas, estamos leyendo un diario que él se ha propuesto destruir: “Uno mueve la boca y del fondo de la nada las cosas regresan”, escribe Néstor Luciano, aunque en este caso admitiríamos que lo escribe el propio autor a través de un alter ego, una alabanza al lenguaje, a la lengua, como creadora de la memoria y el pensamiento. De la población de Ciudad Trujillo está sometido, al miedo y sumergido en una cómoda indiferencia, Néstor Morera se reconoce a sí mismo como un cobarde, y esa cobardía es el eje alrededor del cual gira la historia y sobre la que construye su mundo de fantasmas y edifica su paisaje de tormentos interiores De la misma manera que el grueso de la población de Ciudad Trujillo está sometido al miedo y sumergido en una cómoda indiferencia,

Néstor Morera se reconoce a sí mismo como un cobarde, y esa cobardía es el eje alrededor del cual gira la historia y sobre la que construye su mundo de fantasmas y edifica su mundo entre ese mar de dudas. El personaje, se sumerge cada vez más en sí mismo, con el egoísmo propio de los cobardes, con la inseguridad de los que son incapaces de procesar el duelo de perder la seguridad artificial de una rutina elaborada desde el primer día de su matrimonio, semejante a la rutina de una tiranía que perduró durante tres décadas.

La crítica tambien ha expresado que El violín de la adúltera es algo más que la novela de un cobarde que no se atreve a enfrentar a su mujer de la que sospecha infidelidades solo porque un anónimo se dedica periódicamente a alimentar esa angustia.
La novela de Mateo, es una metáfora de ciudad Trujillo sometida por el miedo a los Trujillo, de un grupo de personas que comparte un lugar de trabajo donde todos los días hacen lo mismo, tanto que llegan a odiarse porque conocen al dedillo las bajezas de cada uno, las miserias personales y la mediocridad en la que viven sumergidos.
En El violín de la adultera, la emisora de televisión es el espacio donde se representa una temporalidad estática donde todo ocurre cronometrado, el eterno presente donde el pasado y el futuro existen y se conjugan, solo como presentes y este como la medida de expresión del alma, como recuerdo, atención y expectación.

Anuncios

Acerca de dorisan

San Juan, Puerto Rico Introducción Soy dominicana de nacimiento y vivo en Puerto Rico hace mas de veinte años. Amante del arte en todas sus vertientes, pinto al oleo, acuarela y otros medios . Me gusta el dibujo , el grabado sobre todo la litografía y el intaglio. Hablo varios idiomas entre ellos portugués, español, inglés, francés e italiano y algo de latín. Me gusta la música clásica, el jazz, me fascina el blue y el jazz caribeño contemporáneo. Estudié en el Departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico donde obtuve un P.hD. en Literatura Hispanoamericana especializada en teatro hispanoamericano y dominicano. Soy maestra de arte y de literatura. Me gusta leer sobre todo los clásicos y la literarura que me acerca a mis raices. Con esto me refiero a la literatura hispanoamericana y caribeña. Escribo crítica literaria en algunas revistas. He escrito varios poemarios; Solo de pasión, soledades y otras ausencias, El olor de la palabra rota, Rasgada memoria. En ese espacio de nadie donde gravita la prudencia y Rapsodia demorada en el tiempo. Además de un libro sobre crítica de teatro. titulado: Mito y tragedia en el teatro hispanoamericano y dominicano del siglo xx.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s