Mujeres de vida alegre de la escritora dominicana Ligia Minaya: Desarticulación del discurso masculino.

 LIGIA MINAYA

La escritura femenina es una, que se refiere a textos escritos por mujeres, desde la experiencia de una voz femenina. Aquella, que recorre el camino de las vidas inventadas, que se filtra detrás del hablante o narrador.

Según el caso, la narradora podría ser en primera persona o como en la mayoría de los cuentos que estudiaremos aquí, será un narrador testigo, cómplice. omnisciente (narrador en tercera persona).

Cada una de los personajes plantea la necesidad de recrear sus vivencias, en las mujeres que la encarnan y contar sus historias de amor, pasión o desengaño desde la propia mirada. Rompiendo con los patrones que han sido construidos por ellas y su entorno en su trayectoria de vida. Desde la familia, la sociedad hasta los temores masculinos a los que ha estado de alguna manera expuesta.

Ligia Minaya es una escritora dominicana que centraliza su diatriba discursiva desde lo que entendemos como lo femenino. Con ello no quiero insertarla desde ya, en el tema que corresponde a la mujer desde la perspectiva “feminista de los años setenta u ochenta”. Más bien, deseo ubicarla en el discurso que se interesa en despertar la conciencia de la mujer, como un intento en descubrir quienes verdaderamente somos, como sujeto pensante en esta sociedad, en la que todavía parece ser que las mujeres no tenemos voz.

A Ligia Minaya se le conoce en el ámbito de las letras desde el año 1998. Ha ganado varios premios entre ellos dos galardones simultáneos en el Concurso de Cuentos de “Casa de Teatro” y otros honores muy bien merecidos por su trabajo literario. Nació en Moca, es abogada de profesión y ha desempeñado importantes cargos en su carrera como abogada en su país de origen. Además, mantiene una columna en el Diario Libre donde escribe artículos de compromiso con la sociedad y temas de actualidad.

Minaya es una escritora muy prolifera, en cuanto a la cantidad de novelas que ha escrito, y otros géneros como el cuento y el ensayo. Entre su libros podemos mencionar: Palabras de Mujer (1997), Cuando me asalta el recuerdo de ti (2003) El callejón de las flores, (2004), Mi corazón tiembla en la sombra (2007) Mujeres de la vida alegre (2009), Si cayese la ausencia (2011), Mariposa de arena (2012) entre otras.
La escritura de Minaya es una que va más allá del erotismo como se le ha querido encasillar. Es una que denota el buen manejo y el conocimiento del género literario que se trate. En este caso el cuento. Su discurso además, reafirma un compromiso con la sociedad dominicana donde todavía quedan rezagos machistas. Como se puede observar en los cuentos y novelas de la autora, en los cuales la sociedad margina a la mujer que está sola (sin la compañía de un hombre) y provoca que ella se preocupe, se sienta desdichada frustrada e incompleta.

Los relatos de Minaya se insertan en historias breves, argumentadas, sencillas y fácilmente comprensibles, bajo las que subyacen ejemplos de la complejidad humana de esta era; soledad, incomprensión, relaciones difíciles o imposibles, carencias y complejos etc. El nexo común de estos relatos, además del escenario es el encuentro entre personajes de cultura y nacionalidad muy similares aunque entre los personajes muchas de ellas proceden de extractos sociales diferentes.

En los relatos de Minaya, la mujer desarticula el discurso de poder del macho, dibujando la escritura de la otredad como resistencia. Su propósito es desarmar las estructuras del espacio, poder que sostienen las diferencias sexuales.

La autora, a través de las voces y las reflexiones que se cuelan en sus relatos, nos muestra la manera en que piensan sus personajes, que no son más que ecos de la sociedad en la que ha vivido toda su vida. Se trata de un grupo reducido de mujeres que se atreven a enfrentarse a la sociedad desafiando los cánones que gobiernan, atreviéndose a ser ellas mismas.

No queda duda que en los textos de Minaya se filtra el discurso erótico y sensual, situaciones que la autora plantea con seriedad . Aunque se cuele en el texto segmentos de humor, en los diálogos de los mundos de cada uno de estos personajes.

En el primero de los cuentos “El último bolero que bailé contigo”, el personaje dialoga consigo misma mientras en la puerta de la casa se abanica con un pañuelo. En sus mundos internos el personaje recrea un pasaje de su vida. Esteban su último amante se había marchado sin decir si quiera adiós:

“ He tenido tres esposos, varios maridos , muchos amantes, amigos de siempre y furtivos, algunos dejaron una huella perfumada que saco del baúl de los recuerdos cuando en soledad me amenazan los fantasmas. […]otros , los menos , de lo que solo guardo un último dolor llamado olvido, no le recuerdo ni en los momentos más ingratos. [..]con Esteban aprendí que el siempre que creemos puede ser un breve instante, que la eternidad es un intenso y estremecido andar de enamorados […] o simplemente el silencio apacible de un después”. (13)

Si observamos con atención el texto antes citado, la mujer se comporta con el pensamiento del hombre, quien le ha enseñado a ser práctica en el amor y no aferrarse a ilusiones que son las que provocan dolor en el alma. Minaya, en un tono que va desde el humor a lo serio, nos deja en este discurso una reflexión final a través del personaje:
[…] por el aprendí la espera y la impaciencia , a retener el paso ligero y la palabra inmediata. […] En él supe del deseo que arrebata la cordura, arrastra la cordura y nos rescata del vacío. […] Con Esteban fui yo misma, y otra, y volví a mi misma , y me repartí conmigo misma y con esa otra que a veces soy yo y esas otras que también soy yo y son para mí desconocidas”. (14).

Ella se reaprende, se hace sabia, recoge su poder y aprende a conocerse a saber ser ella misma, a aceptar derrotas y vivir plenamente su sexualidad , a ser una mujer libre:

“Gozamos cada instante como si fuera el último . En la cocina, en el baño, sobre la mesa y debajo de las sábanas , sobre ellas
[…] Tarde o temprano se iría . Lo sabía yo, no él que me juraba amor eterno. ¡Si otros se habían ido…! Y se fue Esteban . Para él el último. No para mí, que espero a otro Esteban para seguir bailando”.

El narrador en algunos cuentos se expresa en primera persona y en otros se proyectan diferentes voces que fluyen de la voz del hablante omnisciente . El mismo, es testigo de todo lo que ocurre a los personajes en el cuento siempre guardando distancia. Ella, la que observa porque es una voz femenina, que parece conocer al personaje en todas sus vertientes, su moral y la sexualidad, hasta la forma en que es cada uno de ellos. Esta voz aparenta ser una voz inocente, pero con picardía y perspicacia, dialoga sobre los personajes a los cuales parece conocer los más íntimos detalles de su intimidad.

Uno de los méritos del discurso narrativo en el texto de Minaya reside, en el lenguaje espontáneo, rico en expresiones de lo cotidiano, coloquialismos impregnado de un decir de doble sentido, juegos de palabras. Como podemos apreciar en el cuento “Te amaré toda la vida” , palabras que corresponden a la letra de un bolero:
…sin embargo su figura había conservado la cintura de avispa y la sangre alegre. También permanecía en el cuerpo un movimiento al caminar que le hacía coqueta sin quererlo, sandunguera y una mirada de mariposa en vuelo que no lograba ocultar ni bajo el solemne pestañear de uno ojos negros y profundos que gritaban de voz en cuello lo que había dentro de sí misma. […] al principio el trato de complacerla en el baile, en el cine, pero poco a poco con el tiempo volvió a su rendir empedrado y tibiecillo de lecturas por las noches y paseos por las tardes bastón en mano, de negocios con clientes remilgones y de una caída en la entrepierna que acabó en habitaciones separadas.( Minaya:48)

Una de la característica de la prosa de Minaya, que más llama la atención. es su capacidad de invención proyectada a través de la hablante, el humor, la exageración y la picardía con la que dialoga en el texto con el receptor. Estrategia, en la que involucra al receptor como cómplice de todos los chismes y peculiaridades que ocurren en el texto. (Minaya:49)

De otra parte hay que destacar, que la nueva identidad femenina que construye Minaya, es una, capaz de transgredir el discurso tradicional de la naturaleza de la mujer. Como ser para otros ,y propone construcciones identitarias que rompen con la dependencia del hombre.
Lo que se puede parpar en el texto de Mujeres de la vida alegre a la luz de los discursos de los personajes es, que la feminidad y la masculinidad, son identidades impuestas culturalmente y se asumen como un mandato natural a través de un proceso de socialización.
El erotismo, se puede apreciar en los mundos de los personajes que discurren en los textos de Mujeres de vida alegre. Pero Minaya no es una advenediza, su escritura tiene un propósito definido y dirigido hacia la reivindicación de la mujer. Es decir, que ella, es una escritora que plantea en sus textos el tema de la transgresión como recurso para desmitificar al machismo y reivindicar el espacio de la mujer en la sociedad patriarcal, a la que ha sido sometida durante siglos.
Como sucede en el cuento “Háblame de ti”. Se trata de una mujer misteriosa que llega a un pequeño pueblo y coloca un letrero en la casita que renta. para invitar a los parroquianos a que la visiten a que le cuenten sus problemas, los cuales ella escucha, pero no le sugiere ni les ofrece consejos, solo está dispuesta a consolarlos. Sin embargo sabemos luego , que ella tiene un pasado, que nadie en el pueblo conoce y es que en su vida existe un hombre, él que la había abandonado. Luego de los años llega a la casita. Con la llegada del hombre se trastoca todo el pueblo ante el escandalo:

“Vino cansado. Como si cargara un pesado desengaño que le atara de pies y manos, el pelo cenizo, los huesos que le pesaban al caminar, envejecida la ropa ajada y una desolación en la mirada. No dijo palabra ni pregunté siquiera. Entró en la casa con ese andar de perro manso que tienen los hombres arrepentidos, y se instaló en la hamaca que se balanceaba bajo la brisa de un noble roble donde durmió un largo y fragoso sueño. [luego con el amor rezagado que había guardado por muchos años la tomó en sus brazos y le dio un beso. (Minaya:63)

El humor como he mencionado, es un elemento inherente a la capacidad creativa de Minaya, tal y como lo podemos ver en el texto referido. Desde el título nos transporta a que las mujeres y las historias que se cuentan y que pensamos que corresponde a mujeres prostitutas, las vendedoras de placeres. Pero nos equivocamos, pues no es tal cosa lo que encontramos al leer estas historias. Se trata de mujeres como bien dice la autora, mujeres felices de ser como quieren ser sin importarle los juicios que de ella se forme la sociedad. Mujeres que viven plenamente su sexualidad y disfrutan abiertamente de su cuerpo y de sus sentires sin tabúes. Algunas de ellas lo hacen
de una forma hiperbólica y descarnada pero al leerlas terminamos identificándonos con la mayoría de ellas. Son mujeres como cualquiera de nosotras, que aparentamos “normales” o como pensamos por condicionamiento . Por el cual la sociedad espera que la mujer deba ser. Existen los parámetros establecidos de cómo debe ser el comportamiento de una fémina frente a la sociedad. Sin embargo hay en cada una de nosotras oculto en lo más profundo de nuestro interior ese volcán de pasión, ese desenfreno del libido, que juzgamos a mal, en las mujeres de los cuentos. Con la diferencia que vivimos atadas al que dirán, a los juicios del afuera. Aunque quisiéramos ser tan atrevidas como las mujeres alegres de los cuentos de Minaya .

De otra parte, la escritora maneja los asuntos existenciales en la conciencia de cada mujer a través de reflexiones e ironías de las voces que pueblan sus cuentos:

[…]El se empeñaba en decir que era muy macho y cada vez que su mujer salía preñada el hacía una fiesta de apaga y vámonos[…]Lo que nunca se supo es en que momento se enteró de que esas niñas no eran suyas

Los cuentos de Ligia Minaya llevan por título las letras de boleros de los años 50. nos acercaremos a otras instancias, Entre ellas el uso del bolero como elemento recurrente que discurre en el texto como parte del diálogo a manera de contracanto de una voz que interfiere el texto narrativo con intertextos de letras, de estas canciones.

El bolero es de alguna manera una actitud de reivindicación social; es, en palabras de Iris Zavala, uno contra sociedad regida por Eros.( Zavala 2000) El bolero nos va a hablar de la relación de pareja, pero no de la relación clásica o políticamente correcta. El poder amoroso se convertirá en poder social, y se va a presentar en forma de seducción: las mujeres en su propia voz o en ajena, van a ser las maestras. En el bolero no hay heridas abiertas que no sean las provocadas por el deseo frustrado. Es siempre una celebración del amor; como se puede ver en la mayoría de los cuentos de Minaya.
En las historias de Mujeres de vida alegre la autora utiliza la ironía para representar las contradicciones en la identidad de la mujer desde el título, tomando además como ya hemos comentado, el bolero como contra discurso de los personajes mujeres de estos cuentos.
Minaya en su libro las mujeres se convierten en protagonistas absolutas de las historias ( los hombres existen porque solo son citados por las mujeres y aparecen sólo cuando se trata de resaltar el erotismo y lo lúdico. Además muchos de los hombres de estos cuentos los deconstruye en su rol de “Macharran” y a manera de ridiculizarlos y degradarlos como es el caso:
Del cuento “Mujer falaz impostora de cariño”:

Doña Eufracia despertó sobresaltada al oír que su marido la insultaba. […] Gaudenio Portorreal era ya Viejo cuando se casó con ella. Sesenta él aunque aparentaba cuarenta, y ella no más de veinte. […]se convirtió en un amargado que le impidió que visitara a sus amigas. Que usara mangas cortas , ropa entallada, que se pintara los labios y se soltara la melena. Ella fue fiel a su manera.(Minaya:76)
No hay en este conjunto de historias diferencia en el papel que asume la mujer frente al erotismo. No hay diferencia en el trato entre putas y damas las cuales se unen para desenmascarar la misma condición en pensamiento. Las prostitutas y damas viven , en realidad, una misma condición de inferioridad, determinada por su pertenencia al sexo femenino. Así vemos desde la prostituta Susana Abreu, con su cara cortada, la virgen en el cuento Olor a santidad y la mujer Eufracia, la dama rica . Todas y cada una de ellas reflejan una misma actitud hacia la vida. Son mujeres alegres, que se enfrentan a su devenir con dignidad y respeto a sí mismas.

La sinestesia

La poética de Minaya, manipula los semas ligados a los diferentes órganos sensoriales y a las sensaciones que éstos producen, al hacerlo crea una sensación de placer provocando de esta manera la forma más elevada de sensibilidad estética. como sucede en el texto titulado “Dos gardenias para ti”:
María Isabel tenía los ojos verdes, tan verdes que parecían teñidos, y con ellos, cada tarde se sentaba en la terraza , a ver el mar. Un mar desplegaba su melena azul hasta la misma puerta de su casa. En una de esas tardes llegó un aroma de eucaliptos, mezclado con verbena y hierba buena que la hizo volver de repente la mirada. Ese olor la atraía el cuerpo de un hombre alto y hermoso que la saludó quitándose el sombrero y le entregó una carta. ( Minaya:39)

Las distintas cualidades de los elementos de la naturaleza sean estos flores, hierbas y especies son elementos que se funden de manera mágica con el propósito de vivificar el ambiente o la relación erótica en estos textos:

Ella recostaba su abatida cabeza sobre su pecho fuerte, y así se fueron confundiendo el olor a gardenias que salía de su cuerpo, con el olor a verbena –eucalipto-hierbabuena que salía del otro. Hasta que un día la certidumbre los arropó a los dos. (Minaya:42)

La presencia de la sinestesia del olor, en el relato de Minaya , participa de ese mundo profundo que se oculta de los reflejos de la superficie en un cuento del realismo mágico;

[…] se fue transformando en humo azul-brillante resplandeciente que esparciéndose por toda la habitación hacía que el vientre de Rutilia fuera cediendo, hasta quedarse plano. El cuarto se impregnó de olor a incienso, remedo de agua bendita, aroma de velas encendidas y fuerte esencia de azucenas y jazmines, […]Parecían voces que rezaban en latín , una letanía. (Minaya: 21)

Los recuerdos en los cuentos de Minaya, huelen, saben, tienen textura, temperatura, emiten sonidos o silencios, luces colores, y sombras.

Por otro lado, en el texto de Minaya existe un constante desafío a los valores ideológicos y morales de la sociedad, o en los que se describen situaciones cotidianas, se puede percibir una burla aparentemente sin gravedad pero que no deja de ser transgresión y enfrentamiento .

Conclusión.
Uno de los méritos del discurso narrativo de Minaya en estos cuentos reside en su lenguaje espontáneo, rico en metáforas, lirismos, hipérboles y sobre todo un marco de lo cotidiano, impregnado de dichos populares, refranes, letras de bolero integradas al texto como parte del mismo.
Este libro está compuesto de diez y seis cuentos y cinco cartas de desamor. La autora propone como lugar de los hechos un pueblo del interior de la República Dominicana, el cual no hay manera de saber a que lugar corresponde de la isla.
En ellos ,cada protagonista es controlada por las miradas de los vecinos que viven en el pueblo. Son pueblos muy sui generis como los pueblos de las novelas de Jorge Amado, donde todo el mundo está pendiente de lo que sucede al personaje central y los sujetos masculinos que intervienen en la relación con la fémina. Incluso la voz que narra es una mujer joven que se sabe la vida de todos y los secretos de los personajes
Es fácil observar en Mujeres de la vida alegre y otras novelas y cuentos que he leído de la autora, que el principio del placer, el goce sin limites de la sexualidad de los personajes femeninos es uno, en su obra espontáneo, libre y sin tabúes, que está por encima de los parámetros esperados aún en estos tiempos por las leyes que rigen la moral en la sociedad dominicana, sobre todo porque es al espacio donde se narran los cuentos.
Los relatos son narrados en un tono juguetón confidencial en la que abundan las connotaciones sexuales, sensuales y emocionales. El humor domina desde el principio. No sólo domina en todos los cuentos, sino que hasta en las cartas narradas con despecho. Todas ellas suelen ser con humor aunque bañadas de humor negro o ironía. El tono que utiliza la autora es uno jocoso, cómico aún tratándose del más tristes de ellos,
Los cuentos no corresponden a ningún segmento específico de la historia dominicana, por lo que Minaya ,a mi entender no le interesa recrear lo geografico, más bien le interesan los personajes mujeres , ellas son lo importante en cada relato, lo que comunican y el discurso o diálogo, como lo expresan.
Cabe señalar, que en estos cuentos el amor no es el tema central , más bien, es un accidente con el que cada personaje protagonista, decide entablar una relación erótica a manera de disfrutar del sexo a plenitud sin importar el futuro. Situación que se observa en cada texto como si los personajes le fuera indiferente el futuro. Tratan de vivir con intensidad cada segmento del tiempo narrado como si fuera el último.

Si bien es cierto que he querido abarcar en este libro una variedad de discursos, que se encuentran insertados en algunos de los cuentos, queda todavía mucho que decir de lo que se proyecta en este libro sobre mujeres. De manera que dejo abierto el tema sobre de la poética de Ligia Minaya . Una escritora que se acerca a la propuesta señalada al principio de esta investigación. Comprometida con la mujer y para la mujer
En la búsqueda de reconocerse y de ser ella misma para accesar a la libertad que le pertenece.

Anuncios

Acerca de dorisan

San Juan, Puerto Rico Introducción Soy dominicana de nacimiento y vivo en Puerto Rico hace mas de veinte años. Amante del arte en todas sus vertientes, pinto al oleo, acuarela y otros medios . Me gusta el dibujo , el grabado sobre todo la litografía y el intaglio. Hablo varios idiomas entre ellos portugués, español, inglés, francés e italiano y algo de latín. Me gusta la música clásica, el jazz, me fascina el blue y el jazz caribeño contemporáneo. Estudié en el Departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico donde obtuve un P.hD. en Literatura Hispanoamericana especializada en teatro hispanoamericano y dominicano. Soy maestra de arte y de literatura. Me gusta leer sobre todo los clásicos y la literarura que me acerca a mis raices. Con esto me refiero a la literatura hispanoamericana y caribeña. Escribo crítica literaria en algunas revistas. He escrito varios poemarios; Solo de pasión, soledades y otras ausencias, El olor de la palabra rota, Rasgada memoria. En ese espacio de nadie donde gravita la prudencia y Rapsodia demorada en el tiempo. Además de un libro sobre crítica de teatro. titulado: Mito y tragedia en el teatro hispanoamericano y dominicano del siglo xx.
Esta entrada fue publicada en Ensayos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s