El bolero en la literatura del Caribe.

 

La República Dominicana se caracteriza por una rica cultura popular, sobre todo en el ámbito musical.

Uno de los ritmos fundamentales de nuestra cultura es el merengue. Es un género  elevado en los años veinte  de una música regional. Esta misma música fue empleada por Trujillo  como instrumento al servicio  del poder, una expresión de nacionalismo cultural. En la última década del siglo XX el merengue se convirtió en una música transnacional gracias a cantantes como Juan Luis Guerra. Otro género de mucha relevancia  para la nación dominicana es la bachata, también llamada canción de amargue, una forma musical que quedó marginada en los años sesenta y setenta. La bachata es una música muy pegajosa, un tanto erótica  que se tocaba en las barras de mala muerte. Luego en los años ochenta Juan Luis Guerra y otros cantantes  la rescatan y la llevan al escenario  y la catalogan como bachata rosa.

La música del bolero y la bachata se inserta en muchas novelas dominicanas y del Caribe sobre todo en las novelas del posboom. Son obras literarias marcadas en su ritmo, argumento o en su tema por la música popular. Indudablemente  la integración del bolero presenta unas posibilidades literarias  muy variadas para el escritor contemporáneo. A diferencia de otros géneros musicales latinoamericanos como la guaracha , el merengue, la salsa o el bolero  se presta más la atención a la letra  cuya dicción clara también importa a la hora de cantar. Los boleros  se suelen ubicar en el mismo entorno: elementos de una utilería recurrente, eternamente reciclada, el mar, la luna, la noche, las palmeras, constituyen  los puntos de referencia espaciales predilectas.

Dentro del panorama boleril quisqueyano encontramos una novela precursora  del cuentista René del Risco Bermúdez, El cumpleaños de Porfirio Chávez. De Cabrera Infante, Tres tristes tigre, Ella cantaba boleros. De Luis Rafael Sánchez, La importancia de llamarse Daniel Santos donde el protagonista transita por muchos bares de Latinoamérica. La función de estos boleros es evadirse  y olvidarse del hastío. De la situación que se estaba viviendo en el país durante la dictadura en ellas se establece un cuestionamiento existencialista,

Por otra parte el bolero en Ritos de cabaret de Marcio Veloz Maggiolo, funge como  una huida nostálgica, ya que la única forma con la que el personaje llamado Papo Torres tratará de  restablecer su impotencia . Para lo cual Papo retoma el pasado de lo que fue en su juventud, su vida de chulo, su relación con las prostitutas, en los bares de la parte alta de la ciudad.

Se vale de boleros de los años cincuenta como motivos para acercarse al restablecimiento de su hombría. Sus diálogos reviven la música de los boleros de Agustín Lara y Lucho Gatica.  De manera que el bolero fungirá como erotismo liberador frente a la nación antipopular. El cabaret simbolizará la nación corrompida, prostituida por la política antipopular, y un espacio de liberación que puede detener  momentáneamente esta política.

Doris Melo . 2010

Anuncios

Acerca de dorisan

San Juan, Puerto Rico Introducción Soy dominicana de nacimiento y vivo en Puerto Rico hace mas de veinte años. Amante del arte en todas sus vertientes, pinto al oleo, acuarela y otros medios . Me gusta el dibujo , el grabado sobre todo la litografía y el intaglio. Hablo varios idiomas entre ellos portugués, español, inglés, francés e italiano y algo de latín. Me gusta la música clásica, el jazz, me fascina el blue y el jazz caribeño contemporáneo. Estudié en el Departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico donde obtuve un P.hD. en Literatura Hispanoamericana especializada en teatro hispanoamericano y dominicano. Soy maestra de arte y de literatura. Me gusta leer sobre todo los clásicos y la literarura que me acerca a mis raices. Con esto me refiero a la literatura hispanoamericana y caribeña. Escribo crítica literaria en algunas revistas. He escrito varios poemarios; Solo de pasión, soledades y otras ausencias, El olor de la palabra rota, Rasgada memoria. En ese espacio de nadie donde gravita la prudencia y Rapsodia demorada en el tiempo. Además de un libro sobre crítica de teatro. titulado: Mito y tragedia en el teatro hispanoamericano y dominicano del siglo xx.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s